¿Cómo clasificar la dislexia? Ver 10 consejos para enseñar a estudiantes disléxicos

La clasificación de la dislexia ha sufrido algunos cambios con el tiempo y según las investigaciones.
El autor Miklebust ha clasificado la dislexia en tres tipos: dislexia visual, dislexia auditiva y dislexia mixta.
En 1966, Bannatyne describió dos tipos de dislexia: dislexia genética (dificultades en la discriminación auditiva, secuenciación auditiva y la asociación de dislexia fonemétrica y disfunción neurológica mínima (dificultades visuoespaciales, kinestésico-motoras, táctiles y conceptuales).

En 1970, después de realizar una encuesta a niños con discapacidades de aprendizaje, Ingram concluyó que había dos grupos: específicos (las dificultades presentadas se limitaban a la lectura y la escritura) y generales (otras dificultades como las matemáticas).

En 1971, Elena Boorder y Miklebust clasificaron varios grupos:

Dislexia disfónica: consiste en dificultad auditiva, dificultad de análisis y síntesis, dificultad de discriminación y dificultades temporales.

Dislexia diseidetica: consiste en dificultades visuales y espaciales, como la percepción de direcciones, ubicaciones, relaciones y distancias.

Dislexia visual: deficiencia en la percepción visual, es decir, el disléxico no visualiza cognitivamente el fonema.

Dislexia auditiva: deficiencia en la percepción auditiva, es decir, disléxico escucha cognitivamente el fonema.

El estudiante con dislexia aprende, solo necesita diferentes enfoques para hacerlo. Es por eso que te dejamos 10 consejos que te ayudarán con la tarea de enseñar a los disléxicos a aprender de manera más productiva y efectiva.
Consulte estos consejos y aplíquelos en el aula o en casa:

Aborde constantemente las posibles fallas de aprendizaje;

Programe suficiente tiempo para entrenar habilidades fonológicas;

Practicar habilidades de memorización;

Utilice enfoques multisensoriales que impliquen el uso de múltiples sentidos;

Practique la ortografía con el método Mirar, decir, copiar, cubrir, escribir y verificar.

Siempre tenga en cuenta que los estudiantes con dislexia se cansan rápidamente;

Evite sobrecargar con la tarea;

Permitir métodos alternativos de presentación de los trabajos;

Promueva una autoestima equilibrada y elogie las áreas fuertes;

Cree un horario visual realista con símbolos y palabras que ayuden al estudiante disléxico a tener confianza en su vida diaria.

aSobre todo, respete el ritmo personal del alumno con dislexia, promueva el descanso y el tiempo libre y las actividades extraescolares.
Fuente: Educamais

Você pode gostar...

Comente esta postagem

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *